Jueves 25 Enero, 2018

No hay personas que te cobran en una caja registradora, no tienes que hacer filas, no tienes que despedirte de nadie, no hay recibos de compra, no hay carritos para hacer la compra. ¿De qué se trata? ¿Cómo funciona este supermercado? Se llama Amazon Go, abrió esta semana en Seattle, Estados Unidos y es el retail del futuro enmarcado en el presente.

Los clientes usan una aplicación de Amazon Go y escanean un código al entrar en el establecimiento. Según explica la compañía en su sitio web, su nuevo supermercado usa "la tecnología de compra más avanzada del mundo" y los sistemas "más sofisticados de aprendizaje automático, visión computacional e inteligencia artificial".

¿Pero cómo puede saber Amazon qué productos lleva cada cliente, sino pasan ningún filtro? “Hay cientos de cámaras infrarrojas y sensores electrónicos que vigilan desde el techo a cada uno de sus clientes para identificarlos y controlar los productos que seleccionan”, dice Chris Johnston, reportero especializado en negocios de la BBC.

Esas cámaras se pusieron a prueba con empleados de Amazon a lo largo del año pasado para ver si lograban diferenciar los movimientos de los clientes dentro de la tienda y los de los productos, sobre todo aquellos con apariencia similar. En otras palabras: los clientes están vigilados, monitoreados al milímetro, pero de una manera tan sutil que no se sienten hostigados. Y es que la tecnología de este supermercado no es invasiva.

Los estantes también están repletos de sensores que indican si se ha extraído (o si se ha devuelto) alguno de los productos. Y muchos llevan un código que les facilita a las cámaras la labor de identificación. Las facturas electrónicas, por supuesto, son enviadas a las tarjetas de crédito de los usuarios una vez que salen de la tienda.

Tampoco hay carros ni cestos de la compra: cada comprador elige lo que quiere sin tener que pasar por caja. Para entrar en la tienda los compradores deben atravesar unas puertas similares a las que hay en algunos metros y deslizar su teléfono por unos sensores. Tan solo hace falta escanear un código QR, es decir un código de barras bidimensional para entrar en la tienda.

A través de una aplicación -"Just Walk Out" (tan solo vete, en español)- los clientes de Amazon pueden seleccionar cualquiera de los productos alimenticios que vean en la estantería e introducirlos directamente en su bolsa de la compra.

El carro o el cesto de la compra no tiene sentido en este supermercado (es "virtual"), a menos que necesites proporcionar tu carnet de identidad para comprar alcohol y otros productos con restricción por edad (esa es, prácticamente, la única interacción humana en tu experiencia de compra). "Esta tecnología no existía antes. Es un verdadero avance", declaró Gianna Puerini, vicepresidenta de Amazon Go. Sin duda, este gigante del retail.

 

25-01-2018 / GS1 Perú