Jueves 14 Junio, 2018

En el 2007 Joseph Golan, un líder de división en Elop, una compañía de ópticas electrónicas israelí, enfrentó un desafío. Como administrador experimentado, sabía que el éxito de su división de manufactura y operaciones dependía de conseguir ideas creativas de sus trabajadores. Pero también se daba cuenta que el sistema que existía no funcionaba como era necesario. Solo un grupo relativamente pequeño de empleados presentaba ideas a través de este sistema, que tenía como requisito demostrar la ventaja económica de su idea mediante un proceso largo y complicado. Con el paso del tiempo, los trabajadores aprendieron que desarrollar y enviar nuevas ideas no valía el esfuerzo.

Diversos estudios han revelado que incentivar la creatividad puede ser contraproducente si los empleados carecen de los recursos, apoyo, o mecanismos para desarrollar e implementar sus ideas. Es decir, cuando los administradores exigen a los empleados invertir un esfuerzo extra en creatividad, pero luego rechazan sus ideas (usualmente por tener un pensamiento cerrado y enfocado en la productividad y eficiencia), los empleados se frustran  y su creatividad se desvanece en el tiempo. Como resultado la innovación puede estancarse.

Para salir del estancamiento creativo, Golan se concentró en remover las barreras psicológicas y organizacionales como el miedo a cometer errores, actitudes negativas de administradores, falta de recursos relevantes, y una innecesaria burocracia. Muchos trabajadores tenían buenas ideas, pero tenían miedo de compartirlas por su rango bajo en la organización y porque consideraban que sus ideas no estaban lo suficientemente pensadas y no serían implementadas.

Golan desarrolló una plataforma de intranet donde todos los empleados presentaban sus ideas mediante una plantilla sencilla y toda la información era visible para todos. La transparencia permitía un planteamiento justo de ideas y conocimientos. Los administradores de rango medio presentaban las ideas de sus empleados para obtener los recursos necesarios y desarrollar las ideas aceptadas. Todos recibían feedback en cada idea presentada.

Entre el 2007 y 2014, los empleados de Golan produjeron más de 5 mil ideas con una tasa de implementación de más del 70% de propuestas. Las ideas sencillas eran implementadas más rápido que las ideas complejas. La división de trabajadores de Golan contaba con cerca de 430 empleados, de los cuales el 81% presentaba ideas, es decir en promedio 14 ideas por participante. Para el 2015 las ideas generadas a través de este sistema ahorraron a la compañía millones de dólares, mejoró la eficiencia, y cambio dramáticamente la cultura organizacional.

 

14-06-2018 / GS1 Perú

Educación Estratégica

Educación Operativa