Jueves 19 Julio, 2018

Cuando una persona pide un aumento, ¿es tratada de manera adecuada? La mayoría de organizaciones dirá que sí. Un reciente reporte de la empresa de compensaciones PayScale reveló que es más común que no siempre sea el caso. Una encuesta a 160 mil trabajadores indicó que las compañías hacen un trabajo pobre en comunicar los motivos por los cuales no pueden dar el aumento, y la existencia de brechas raciales entre los pedidos de aumento aprobados y los negados.

El estudio señaló que el 33% de los trabajadores a quienes se les negó un aumento de salario no recibieron una respuesta argumentada. Del grupo que sí recibió respuestas argumentadas (recortes presupuestales, desempeño o algún otro motivo) solo el 25% las creyó. Y del grupo que no fue convencido por los motivos o no recibió una respuesta, más del 70% dijo tener planeado buscar un nuevo trabajo dentro de los siguientes seis meses.

En la misma encuesta, el 57% de los trabajadores que sí fueron convencidos por los motivos para negarle el aumento tenía planes de dejar la empresa. El 42% de los empleados que sí recibieron el aumento, consideró irse en los siguientes seis meses. Finalmente, se registró una diferencia del 20% en satisfacción laboral entre los que fueron convencidos por las respuestas y los que no recibieron alguna o no la creyeron.

En un análisis separado, PayScale encontró que las personas de color tienen un 25% menos de probabilidades para recibir un aumento en comparación con sus pares blancos masculinos. Las mujeres de color tienen un 19% menos probabilidades que sus compañeros blancos masculinos. Sobre los aumentos para las mujeres blancas, la información del estudio no fue estadísticamente significativa para demostrar por qué también cuentan con menos posibilidades de recibir un aumento.

Los resultados del estudio contrastaron con la visión idealista de las compañías estadounidenses basadas en la meritocracia. Reveló también las pobres prácticas de comunicación en múltiples compañías.

La recomendación de la investigación es crear procesos estandarizados para la evaluación de pedidos de aumento, mientras menos subjetivo sea el proceso mejor. Contar con información de mercado para evaluar los aumentos. Ser proactivo en los aumentos para los trabajadores, colaborar con la retención de talento. Provisionarse de información y data para confrontar cualquier prejuicio que tengamos.

19-07-2018 / GS1 Perú