¿Cuáles son los retos para el transporte última milla?

¿Cuáles son los retos para el transporte última milla?

Martes 03 Julio, 2018
En el año 2020 no podrá circular ningún vehículo que no disponga de las etiquetas ambientales en Barcelona, y también habrá incentivos para la movilidad logística que sea sostenible.

Los altos niveles de polución en el aire son un grave problema de salud pública en la metrópolis de Barcelona, España: son la causa de más de 3.000 muertes prematuras anuales. El 70% de la contaminación que respiramos en las zonas más densamente pobladas del territorio son producto de la movilidad. Además, tan sólo el 20% de los vehículos que circulan por la metrópolis de Barcelona son camiones y furgonetas, pero son los responsable de hasta el 40% de las emisiones contaminantes.

el Para ser más ecológicos hay que mirar hacia el futuro de forma diferente. Por eso, “el transporte de mercancías sostenible es uno de los objetivos de las políticas públicas metropolitanas para tratar de revertir y mejorar el nivel de calidad del aire”, explica el responsable de proyectos de Movilidad Limpia del AMB, Marc Iglesias. En esta línea, destaca la necesitar de optar por sistemas más eficientes y menos contaminantes en la logística y la distribución urbana de mercancías; y la distribución dentro de las propias ciudades (distribución última milla), y el comercio electrónico (e-commerce), son los nuevos retos que habrá que explorar debido al auge que están teniendo desde los últimos años.

El Área Metropolitana de Barcelona, de forma consensuada con el conjunto de administraciones locales y la Generalitat de Catalunya, trabaja para que en el año 2020 no pueda circular ningún vehículo que no disponga de las etiquetas ambientales de la DGT. También en el caso del transporte de mercancías que, aunque representa un porcentaje relativamente reducido de la movilidad metropolitana, significa una proporción elevada de las emisiones de las partículas contaminantes que están causando los graves problemas de salud pública de la metrópolis. Esta política va en la misma línea de lo que ya se está desarrollando en más de 200 ciudades europeas, como Hamburgo.

Pero la estrategia metropolitana para mejorar la calidad del aire también va acompañada de un conjunto de incentivos a la movilidad logística más sostenible. Por ejemplo, favorecer proyectos como la conversión de vehículos de combustión hacia automóviles eléctricos. El Área Metropolitana también aboga por favorecer una logística nocturna dentro de segmentos de mercado muy concretos, como las grandes superficies, que tienen mucha más capacidad de respuesta que la pequeña empresa, por ejemplo.

 

03-07-2018 / GS1 Perú