¿Es el fin del smartphone? El desafío de superarse a sí mismo

¿Es el fin del smartphone? El desafío de superarse a sí mismo

Jueves 07 Diciembre, 2017
Los teléfonos inteligentes ya tocan su techo y los expertos analizan qué dispositivo reinará en la próxima era de conexión.

Las imágenes se convirtieron en un lugar común del paisaje urbano contemporáneo: familias enteras, grupos de amigos, gente en el subte, colectivo o tren, compartiendo un espacio, pero cada uno absorto en su teléfono celular, con el cuello inclinado, ajeno al contexto, con la cara algo iluminada por el brillo de la pantalla. Para algunos especialistas en un futuro cercano es probable que veamos estas fotos y percibamos este ensimismamiento con el smartphone como algo lejano, propio de una época anterior, de una "era paleodigital".

Las visiones que postulan el fin del reinado de los smartphones se multiplicaron en el último mes y medio, luego del lanzamiento del iPhone X, que desilusionó a muchos especialistas en tecnología que ven el actual patrón evolutivo de estos aparatos muy lejos del salto disruptivo que provocó el lanzamiento del primer iPhone diez años atrás. Hay varias justificaciones y pronósticos interesantes en este campo.

Algunos análisis sobre la decadencia de la era de los teléfonos inteligentes preceden al lanzamiento del último iPhone. En marzo de este año, Benedict Evans, graduado de Cambridge y uno de los tecnólogos más escuchados en la actualidad, escribió un ensayo titulado "El fin de la innovación en smartphones". "Cualquier nueva tecnología recorre un camino en S: al principio la innovación va lento porque se deben definir los parámetros y conceptos fundamentales, luego empieza un rally de cambio acelerado y luego, a medida que los «espacios en blanco» (en este caso funcionalidades del celular) se van llenando, la dinámica entra en una meseta. Las PC hogareñas hace años que están en esta curva achatada y los celulares empiezan a estarlo", dice Evans.

"Hoy, las funcionalidades del smartphone se están extendiendo a otros dispositivos", cuenta Santiago Greco, especialista en innovación y estrategia digital. "Si no tenés el teléfono encima podes responder por WhatsApp de escritorio; o probablemente tengas múltiples conversaciones con la misma persona en el desktop web usando Facebook messenger, WhatsApp de escritorio o los mensajes directos de Twitter".

Para Greco, así como hace un par de años usábamos el ejemplo de que el teléfono inteligente reemplazó a veinte dispositivos (televisión, radio, calculadora, billetera, reproductor música, correo, juegos, cuaderno, linterna) en un mediano plazo el smartphone volverá a tener menos usos ya que estaremos hiperconectados.

¿Cómo serán los caminos futuros de este tipo de tecnologías? Están los tecnólogos que creen que los algoritmos de reconocimiento de voz llegarán más pronto de lo que se cree a la perfección -gracias a la inteligencia artificial-, con lo cual habrá dispositivos en todos lados -en la calle, los aeropuertos- que reconocerán nuestra voz. Las opciones más de "ciencia ficción" incluyen los proyectos como Neuralink, de Elon Musk, una firma de "neurotecnología" que promoverá el implante de interfaces en el cerebro para comunicarse con las máquinas.

Si de imaginar se trata, Buchbinder apuesta a que en un futuro el factor sorpresa en los teléfonos inteligentes vendrá por el lado del diseño. "Cuando uno mira hacia dónde va el arte, puede intuir un camino: alcanza con seguir al mayor escultor moderno, a Jeff Koons, con sus objetos pulidos, sin bordes ni contornos, de colores brillantes (¿se acuerdan de la Ballerina del Malba?)", dice el director de Webar. "O quizás estos objetos van a ser como el Terminator T 1000, de metal líquido, que de acuerdo con las necesidades se adaptaban en tamaño y forma. ¿Por qué no?".

 

07-12-2017 / GS1 Perú