Lunes 17 Diciembre, 2018

El espacio de trabajo necesita de una buena carcajada. Según investigaciones de instituciones de prestigio como Wharton, MIT y el London Business School, cada risa o carcajada trae consigo una gran cantidad de beneficios comerciales. La risa alivia el estrés y el aburrimiento, eleva el compromiso laboral y el bienestar; promueve la creatividad y colaboración, además de la precisión y productividad.

Para el reconocido Hospital Mayo Clinic, cuando uno se ríe ayuda a descargar la presión mental que llevemos y se refleja en cambios físicos en nuestro cuerpo. Detallan que mejora nuestra toma de aire rico en oxígeno, estimula la liberación de endorfinas en el cerebro. Además, estimula la circulación y ayuda a la relajación muscular. En resumen, contribuye a disminuir algunos síntomas físicos del estrés.

Son incontables los beneficios del bajo estrés en los trabajadores y su reducción del ausentismo. La libertad de poder reír en el trabajo resulta no solo positivo en el trabajo, sino necesario. Según un estudio dela organización IZA World of Labor, los empleados son 10% más productivos luego de ver un breve video cómico.

Por supuesto, existen desventajas cuando ya hay demasiado humor y demasiada risa. Por ejemplo, los jefes que bromean en exceso con miembros de su equipo o cuentan chistes subidos de tono, pueden estar allanando el camino para que otros trabajadores tengan similares malas conductas. Un reporte de la Harvard Business School señala que existe una presión sobre las minorías para que se rían de los chistes que hacen sobre ellos. Esto último conlleva a que sus compañeros los tomen menos en cuenta.

En resumen, dentro de los límites de lo decente, la risa es positiva y sus beneficios sobrepasan algún riesgo posible. Dejemos fluir nuestra risa, aunque claro, no todo el día. Es positivo considerar nuestro entorno y evitar distraer a los colegas.

18-12-2018 / GS1 Perú

Educación Estratégica

Educación Operativa