Jueves 22 Febrero, 2018

Gamarra no pasa de moda. Dentro de cada uno de los 31 mil 987 establecimientos que alberga el emporio siempre hay clientes. El último estudio de Kantar Worldpanel reafirma esta realidad: el 85% de los shoppers peruanos compraron textiles (jeans, chompas, blusas, ropa interior, entre otros), con una frecuencia de compra quincenal.

Y es que el emporio comercial de Gamarra es considerado uno de los polos de desarrollo más dinámicos de Lima. Solo en 2016, este monstruo del retail  generó ventas totales por 6,618 millones de soles en el 2016, según un informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Según Ricardo Oie, expert solution manager de Kantar Worldpanel, el textil es el segmento de mayor penetración y frecuencia de compra en Gamarra. La ropa interior y polos son las categorías que presentan más compradores.

En el estudio se detalla que la mitad de los hogares adquirieron calzado, acudiendo en promedio una vez en el mes a comprarlos. Sin embargo, la apariencia sí importa, ya que un 46% de las amas de casa compraron productos de belleza y un 36% artículos de decoración, siendo el segmento medio el que más se preocupa por la estética, ya que generan un mayor desembolso en estas categorías.

Producción constante

Un estudio realizado por el Centro de Promoción de la Pequeña y Microempresa (Prompyme), estima que en Gamarra funcionan cerca de 8 mil talleres de confecciones, cada uno con 5 máquinas cada uno. Esto la convierte en la fábrica más grande de América del Sur, con aproximadamente 40 mil máquinas de confecciones que convierten la tela en materia prima en un producto de calidad terminado.

En su libro “La experiencia de Compra en Gamarra”, el investigador social Moisés K. Rojas Ramos, indica que este emporio tienen gran acogida por parte del público internacional y nacional (un 51% compra únicamente en Gamarra) debido a que la ropa en su mayoría está hecha de algodón nacional y es vendida a precios accesibles.

El origen de este conglomerado de talleres y negocios textiles estuvo impulsado por la migración de miles de provincianos a Lima en el año 1940. Años después, por la década de 1960, se inauguraron talleres más sofisticados en los que miles de mujeres provincianas empezaron a confeccionar ropa con tela y otros insumos necesarios que fueron provistos por árabes y judíos como la familia Abusabal, Mufarech y Farah.

El dato:
En términos de valor, el comportamiento de la categoría textil a nivel canales, Gamarra es el principal canal, concentrando más de un cuarto del gasto de la categoría, mientras que tiendas por departamento se queda con el segundo lugar con 22% de importancia, presentando un ticket promedio de s/.149.8 y una frecuencia de compra de 1.3 veces.

 

22-02-2018 / GS1 Perú