Jueves 28 Junio, 2018

Con una mejor proyección de crecimiento económico para el 2019, conversamos con la ex Ministra de la Producción Gladys Triveño sobre cómo aprovechar esta oportunidad para impulsar un desarrollo integral del país. Triveño, quien se desempeña ahora como directora de Proexpansión, empresa consultora que fundó en el 2003, considera que el Perú tiene todas las condiciones para prosperar como país y dar bienestar a todos los peruanos.

Tras la revisión de los indicadores económicos el país regresó a la senda del crecimiento, ¿cómo traducir esta oportunidad en desarrollo para todos los peruanos?
Estas cifras aún no se han traducido en mejorar las condiciones de desigualdad en las que vive un porcentaje muy grande de la población. Lo que hay que recomponer es el contrato social que tenemos los ciudadanos con el Estado. No hay una redistribución recíproca.

¿Cuáles serían los primeros pasos?
Hay una serie de cosas que se tiene que hacer. Pasan desde apoyar la mejora de la autonomía del Poder Judicial y las instituciones que resuelven conflictos funcionen bien. Tener mejores funcionarios públicos que actúen sin conflictos de interés y no sean corruptos. Funcionarios elegidos por meritocracia, eso quieren ver los ciudadanos.

El Estado intentó implementar la meritocracia…
Tenemos una política de servicio civil que está completamente perforada, que no tiene ningún sentido que siga adelante si no se da marcha atrás en las excepciones que se han dado al Congreso de la República, Banco Central de Reserva, Superintendencia de Banca y Seguros, y Sunat. Todos han conseguido sus excepciones, entonces ese sistema del servicio civil no funciona. No podemos perforar las reformas porque nos estamos metiendo autogoles.

Desde las empresas, ¿cómo aportar para el desarrollo de la nación?
Las empresas quieren ver que el Estado cumpla su rol, pero no se puede usar como excusa que el Estado no cumpla su rol para bajar su moral tributaria. Esto no se puede ver reflejado en que las empresas no cumplan con sus obligaciones tributarias. Tienen que cumplir lo que les toca hacer y no buscar tratar de sacarle la vuelta a las normas.

Se aqueja al Estado poner demasiadas trabas para la inversión
Ha sido muy perjudicial que muchos líderes se escuden en la palabra tramitología y todo lo quieran ver así. Porque por ejemplo ahora se va a discutir la posibilidad de reducir las multas contra las empresas que tienen prácticas contra la libre competencia. Eso es increíble. Eso es sacarle la vuelta y reducir la moral tributaria.

Entonces, respetar las normas y no bajar la moral tributaria
Hay normas que existen porque son necesarias, protegen a los consumidores, la simetría de la información, cuidan a los trabajadores, cautelan a transeúntes, privilegian a los peatones en las calles, entre otras que cuidan a la persona. Son normas que deben existir. Se ha perdido la total perspectiva de cómo hacer las cosas. En lugar de fortalecer a los reguladores, se están debilitando. Es lo grave y peligroso que se da en el día a día.

Desde el lugar del ciudadano en la sociedad, ¿cuál debe ser su aporte para el desarrollo?
La clave es que nosotros nos preocupemos por los demás y esto viene desde la casa, la educación y los valores aprendidos. Si no nos levantamos entre nosotros, nunca vamos a avanzar como país. Nosotros no celebramos los éxitos del otro, más bien lo envidiamos.

La Selección Nacional de fútbol nos dejó un mensaje más de bien de unión…
Vimos como Paolo salía acordándose de su amigo, Farfán, que no pudo estar. Eso necesitamos hacer de los peruanos, enseñar a los niños a preocuparse del otro, a pensar en el otro. A la importancia de no pasarse la luz roja porque podemos hacer daño a otros. No tratar de ganar en la mesa, sino en la cancha. Tenemos que respetar las reglas de juego para no hacer daño a otras personas. Esa es la clave.

Este once mundialista dejó enseñanza
Creo que los deportistas nos han puesto más cerca mostrándonos ese tipo de fotos preocupados. Levantándose, montando actitudes que debemos tener como peruanos entre peruanos. Ese tipo de gestos hay que celebrarlos y generalizarlos. Hay que hacerlo como regla general entre empresarios y ciudadanos.

Más allá de la fiebre mundialista, ¿cómo nos apoyamos entre peruanos?
Necesitamos apostar por la educación, es la clave de todo. Los futuros gobiernos deben invertir más en esto. Me gustaría ver una Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables recogiendo a los niños de la calle y preocupándose de aquellos padres que los emplean para recoger limosna o vender golosinas. Que los ayuden a salir adelante y tengan un recuerdo de su niñez que lo ayude a crecer.

 

28-06-2018 / GS1 Perú

Educación Estratégica

Educación Operativa