LA DISTRIBUCIÓN, EL RETO DEL E-COMMERCE EN EL PERÚ

LA DISTRIBUCIÓN, EL RETO DEL E-COMMERCE EN EL PERÚ

Lunes 29 Octubre, 2018
Jorge Villalta, director general de Perú del Grupo Miebach Consulting, planteó cuáles son los principales avances, retos y desafíos del comercio electrónico tanto en el país como en la región.

El comercio electrónico o e-commerce continúa su crecimiento a 47% en el Perú mientras que en el mundo crece a 150%. Su velocidad de desarrollo contrasta con la falta de logística e infraestructura local para atender la demanda. Así lo señaló en el XXIII Expogestión Jorge Villalta, director general de Perú del Grupo Miebach Consulting, y planteó cuáles son los principales avances, retos y desafíos del comercio electrónico tanto en el país como en la región.

¿Según Miebach, cómo avanza el e-commerce en el país y cuáles son los desafíos que se han detectado?
Todas las empresas en general están tratando de entrar al e-commerce. Es una realidad y existe toda una tendencia alrededor de ello. Por lo cual hay que planificar un poco más cómo se llega a estos mercados. No es algo tan simple como cambiar la estrategia y ya estamos listos. Muchas de las empresas no están preparadas aún para esto, incluso grandes jugadores, retailers grandes. Ellos trabajan mucho para entrar a tiendas mucho más grandes, a formatos más grandes y no están necesariamente preparados para eso.

Tenemos retos desde la parte operativa y el consumidor final...
Una tendencia que se tiene ahora es que no solamente las empresas van hacia el cliente final. Incluso los mismos clientes finales son empresas mucho más pequeñas que utilizan plataformas que pueden empezar a comercializar. Hay un customer to costumer o business to costumer, pero ya es un business que no es tan grande. No es el retail, es un negocio más pequeño que se acerca y son tantos que comienzan a generar una logística más cruzada, más dinámica.

El principal reto es el sistema de distribución…
Y ello tiene que ver mucho con el ordenamiento de la ciudad. Todas las empresas van a tratar de llegar a todos los lugares y se va a hacer de mucha infraestructura de transportistas para poder alcanzarlo. Sin embargo, la ciudad tiene un límite y nosotros ya lo estamos sufriendo. Lima en algún momento del día está colapsada y queremos entregar a domicilio lo más pronto posible. Eso lo único que genera es más tráfico y si la ciudad no está preparado para ese tipo de cosas no será posible realizarlo en su conjunto.

Entonces, ¿la pelota está en la cancha de las autoridades?
Hay que confiar un poco más en las plataformas logísticas. Si una empresa quiere hacerlo todo sola, probablemente va a incurrir en muchos costos. Es diferente si tenemos una estrategia más colaborativa en la cual varias compañías se juntan para hacer este tipo de distribuciones, con eso se reduce la cantidad de vehículos y se aprovechan más los costos operativos en el transporte.

Hasta que se solucione el tema de la infraestructura, ¿el camino es optar por compañías más especializadas que manejen la distribución?
Existen ciertas empresas, startups básicamente, con este tipo de soluciones. Está Glovo, que ya no es tan startup; está Uber, Diloo, que son plataformas que no necesariamente son tu empresa, pero tú pones a tu empresa en esta plataforma para facilitar el e-commerce. Ellos se benefician de que haya una masa suficiente para poder generar este tipo de movimiento.

La solución va en ese sentido entonces…
Sí, aunque hay casos donde se acumulan muchas motos y no tienen dónde estacionarse. Si bien pueden apoyarse en estas plataformas, sucede que estas igual van a llegar a un tope. Lo segundo es cuánto de esto también está contaminando. Viene una lado de contaminación que en este momento las municipalidades no lo están viendo. La contaminación puede ser por CO2, pero también por ocupación.

¿Cuál es la experiencia que recoge Miebach en la región?
Falta un poco de normativa. Por ejemplo, en Buenos Aires han puesto los cajones azules. Estas son unas zonas donde haces carga y descarga, haces la cita y te estaciones ahí para descargar. En Barcelona, que ya no es tanto en la región pero hablan español, ya tienen lugares con centros de distribución en la ciudad. Se llaman almacenes urbanos, llegas a estos y desde ahí hacen el reparto con vehículos eléctricos o con bicicletas. Tienes restricciones que son básicamente marcos municipales, que señalan los horarios y lugares donde pueden entrar a descargar. Pero si hay un cliente que te pide algo particular para entregar fuera de ese horario, tienes una complicación. Entonces, puedes entrar pero lo que ya se aplica son las alternativas eléctricas o de bicicleta. Te acercas desde una zona donde vas a empezar a despachar.

 

29-10-2018 / GS1 Perú