¿Qué podemos aprender de logística hospitalaria?

¿Qué podemos aprender de logística hospitalaria?

Viernes 20 Julio, 2018
Desde el Estado español se ha mejorado esta área económica implantando buenas prácticas en su cadena de suministros.

Que una adecuada gestión de la cadena de suministros supone una fuente de ahorro y eficiencia es algo que el sector retail y el industrial tienen claro desde hace tiempo.

En España existe un Comité de Logística Hospitalaria (CLH) creado para cumplir tres objetivos: publicar guías de buenas prácticas, organizar jornadas técnicas e incorporar metodologías de efectividad sobradamente confirmada en el sector retail, con empresas como El Corte Inglés o Inditex.

Según Ramón García García, director del Centro Español de Logística (CEL), en estos primeros pasos del CLH surgieron dos piedras en el camino. La primera, los distintos modelos de gestión existentes en el sector sanitario, que derivan en diferentes modelos de contratación, concursos y compras.

La segunda: “¿Qué se entiende por logística en un hospital? Debíamos llegar a hablar el mismo idioma, así que elaboramos una definición operativa basada en un modelo de cuatro procesos: almacenamiento, compras, logística inversa (retornos y devoluciones) y gestión de pedidos y distribución”.

“Con este modelo se estableció una metodología de trabajo para definir qué es una buena práctica. Para ello, se planteó una batería de indicadores clave para los cuatro procesos”, añade García.

“Hemos visto cómo el hospitalario es un sector muy complejo, tanto en gestión como económicamente, y necesita una gestión excelente porque los recursos son limitados. Para ello, es necesario medir los sistemas de control de actividad y productividad clínicas están muy desarrollados, pero no tanto los enfocados a la actividad económica”, afirma María Ramírez, responsable de Logística del Servicio Andaluz de Salud y presidenta del CLH.

Por ello, el objetivo del comité es “extraer el valor que reside en compararse con los demás y con uno mismo. Medir para saber en qué se puede mejorar”.

En el proceso de benchmarking, que ha contado con más de 40 organizaciones -hospitales, servicios y entidades públicas y privadas- de 15 comunidades autónomas diferentes, se ha tratado de “agrupar esfuerzos para homogeneizar las acciones y los criterios de mejora, facilitando la innovación”.

La puesta en marcha del comité ha supuesto, según García García, “reducir la brecha que existía entre la logística hospitalaria y la de otros sectores, especialmente en lo operativo”. Así, en este tiempo han surgido las plataformas logísticas de varios servicios de salud, como el SAS o el Sergas, un recurso centralizado “que se utiliza desde hace tiempo en el sector de gran consumo para optimizar volumen y precio”.

Esta capacidad de rápida mejora se debe, a juicio de García García, a que “lo que diferencia al de logística hospitalaria de otros comités de CEL es que sus participantes no son competidores; existe un clima de gran confianza y no hay ningún problema en compartir información, experiencias, modelos e incluso pliegos de contratación”.

 

20-07-2018 / GS1 Perú