Jueves 28 Septiembre, 2017

El design thinking es la oportunidad de estar en constante cambio. “Hay que actuar y pensar mientras se va construyendo”, asegura el experto Karthik Ramani

La empatía, el amor por la gente y por los procesos y la necesidad de darle valor agregado a un proyecto, esas son solo algunas de las máximas de Karthik Ramani, el reconocido profesor de ingeniería mecánica de Purdue University y jefe investigador de Imaginestics, la compañía que lanzó el primer motor de búsqueda online para cadena de suministros global. Karthik Ramani estuvo en Lima y GS1 Perú conversó con él sobre el diplomado de design thinking para la cadena de valor. Él nos dio algunas pistas de cómo seguir innovando para mantener una propuesta de valor distinta.

El design thinking es una tendencia global y es necesario contar con las últimas estrategias ¿Cuál es el objetivo principal del taller?
En general es tratar de darles marcos por medio de los cuales pueden practicar el design thinking en sus empresas y operaciones. Muchos de los participantes aquí trabajan con cadena de suministro, logística y con operaciones de negocios. Entonces, ¿cómo generamos operaciones efectivas y que fluyan? Practicando el design thinking. Para eso tenemos muchos ejercicios de equipo. Es una combinación entonces de estudios de caso y trabajo práctico. Tratar de abrir sus mentes en términos de cómo se puede utilizar y practicar el design thinking y hacerse más eficaces en su empresa y trabajo.

¿Cuál es el perfil de un design thinker? ¿Cuáles son las capacidades que tiene que tener?
El perfil contiene lo siguiente: empatía, cierto amor por la gente y los procesos. Uno diseña para la gente que será parte de la experiencia. El design thinker tiene que pensar de manera integradora. Tiene que juntar la factibilidad de lo que está haciendo en términos de operaciones de negocios: puede ser cadena de suministro, costos, etc. Además, debe de buscar estas dos cosas: la deseabilidad, que la experiencia añada valor para el consumidor final; y la viabilidad en la parte técnica, que se pueda implementar y operacionalizar. En general a un design thinker le gusta construir, hacer prototipos y pensar en vez de pensar y luego hacer prototipos. Aprende más haciendo.

Para generar estas ideas nuevas, ¿hay pasos específicos?
Sí, hay un proceso. En estos días se han estudiado muchos casos de compañías y personas y existen un conjunto en general de procesos marco que uno puede utilizar. No voy a decir que es prescriptivo que va de “A” a “B” y de “B” a “C”, esto puede cambiar. Pero sí se operacionaliza un grupo de procesos.

Hoy una propuesta de valor diferente impacta mucho en el mercado. ¿Cuál es la importancia del diseño de una propuesta de valor en el mercado?
El valor a menudo se puede pensar como maximizar un resultado o como producir con insumos mínimos. Siempre hay algunos aspectos funcionales que hay que proveer. Por ejemplo, el jabón tiene que servir para lavarse las manos, pero no necesariamente debe tener la forma que tenía antes. Se mantiene la funcionalidad principal, lo que se pueda agregar no tiene fin. El objetivo es darles a los consumidores más, darle una mejor experiencia en la funcionalidad. Tal vez ahora con la velocidad a la que cambian las cosas se puede apreciar más el tiempo. Hay que añadir valor, hay que cambiar la experiencia, hay que tener un pensamiento holístico del valor en general.

Perú está empezando a aplicar el design thinking en sus empresas ¿Qué debemos tener en cuenta?
Creo que para cualquier lugar, como el Perú, que la gente esté interesada en esto indica muy claramente que la sociedad y el país mismo quiere ir hacia adelante y competir en este mundo global. Todo se está globalizando y es esencial poner el design thinking en sus modelos de negocio. De lo contrario van a desaparecer, todo negocio se queda por un tiempo y de ahí tiene que cambiar si quiere sobrevivir. Lo único constante es el cambio. El cambio es el punto clave aquí, y como el cambio es continuo esto es importante también.

28-09-2017 / GS1 Perú

Educación Operativa