Una aduana sin papeles, un reto para Latinoamérica

Una aduana sin papeles, un reto para Latinoamérica

Miércoles 07 Noviembre, 2018
Un experto recomienda adoptar más tecnología en los procesos e ir desechando poco a poco el papel. Se prevé que los costos logísticos vayan en aumento a futuro.

No solo los gobiernos deben de aspirar a funcionar sin papeles, también lo deben hacer las empresas. Adoptar poco a poco las nuevas tecnologías ayudará a las compañías a ser más rentables, afirmó Harold Schoenbeck, mánager para cadena de suministro y logística de EY, durante una conferencia dictada en la Cumbre Centroamericana de la Industria 2018, realizada en San Salvador la semana pasada.

"El mejor ejemplo que podemos ver ahorita a nivel región es que la factura electrónica ya no solo es legislación sino que ya se están llevando a cabo los pasos para que ya podamos hablar de una aduana sin papel, de procesos de importación y exportación libre de papel. Quizá la velocidad no sea la que todos quisiéramos, pero el viaje de mil kilómetros empieza con un paso", comentó.

"Las empresas están listas para el salto, el tema es que ellos tienen que hacerse la pregunta hacia adentro, que si los procesos que ellos tienen están lo suficientemente maduros y robustos para que entonces no tengan la necesidad de tener papel porque el papel es una herramienta que ha ayudado a varias generaciones", agregó.

Un aspecto a no descuidar es la cadena de suministro. Según este analista, posterior a la crisis financiera de 2009 muchas empresas tuvieron que rediseñar sus cadenas de suministro para mantenerse competitivas en los mercados. Pero este reacomodo aún no ha terminado.

Un aspecto que ha ido tomando relevancia es el de la "última milla", aunado a un mayor protagonismo de los consumidores y el auge de la tecnología. La última milla se refiere a que se ha estimado que en el último tramo más del 30 % del costo en el desplazamiento y entrega de la mercadería ocurre en el último tramo logístico. Para 2030, el aumento de la densificación urbana y los costos de trasporte podrían impulsar los costos de la última milla entre más del 50 % a 70 % de lo que actualmente se maneja, indicó el experto. Las empresas que busquen sinergias con otras para compartir centros de distribución colaborativos, subir la ocupación de sus vehículos comerciales, podrán ir deteniendo y controlando los costos de la última milla, dijo.

Para Schoenbeck, la discusión es qué tan rápido van las empresas a transformarse y qué tan rápido quieren que la transformación digital les ayude en la cadena de suministro. "La tecnología ayuda a mejorar la rentabilidad porque logra que toda esta data que está en toda la empresa, empresas que tienen centros de distribución en un lugar, sus puntos de venta en otros lugares, proveedores de otros países. Esta data al ser consolidada, interpretada y convertirla en información, entonces ellos pueden optimizar su proceso de todas decisiones", explicó.

 

07-11-2018 / GS1 Perú