Una inmersión en el 'cerebro' logístico de Desigual

Una inmersión en el 'cerebro' logístico de Desigual

Jueves 27 Julio, 2017
La instalación de Viladecans, en España, envía 30 millones de prendas al año a todo el mundo y almacena 200.000 cajas con una estrategia multicanal.

Desigual hace 'caja' para retomar su expansión en 2018

Materiales metálicos y tonos grises presiden la plataforma logística de las afueras de Barcelona de Desigual, una compañía que vende un 4% menos en el segundo año de reinvención de su plan de negocio. Son unas instalaciones de 23.000 metros cuadrados de superficie inauguradas hace casi dos años en Viladecans, a cinco minutos del aeropuerto y a dos del almacén que la cadena tiene en Gavà. Capacitado para almacenar 200.000 cajas y movilizar 30 millones de unidades anuales, el robotizado macrocentro permite una estrategia multicanal que convierte las tiendas en terminales a su servicio.

Por ahora, 105 trabajadores -65 en operaciones; el resto, en oficinas- controlan el cerebro logístico de la compañía catalana. Reciben las prendas elaboradas por los proveedores -sobre todo chinos e indios-, almacenan las cajas en un silo de 34 metros de doble altura y las envían a los más de 100 países en los que la firma está presente. Otros se encargan de gestionar los pedidos a través de internet, que son ya el 10% del total.

Esta plataforma logística, que permite ampliar su capacidad en función de las necesidades de negocio, se une a las que Desigual tiene ya en Gavà, Nueva Jersey y Hong Kong.

Tras una inversión inicial de 40 millones de euros, está diseñada para garantizar la experiencia omnicanal que persigue Desigual: facilidad y agilidad "para que todo fluya" entre sus 13 canales de distribución.

"El objetivo es ofrecer conveniencia al cliente: dónde quiere comprar el producto, dónde quiere devolverlo", explica la directora de comunicación corporativa de la firma, Igone Bartumeu, sobre un sistema que permite ahorrar tiempo de espera y en que el stock queda a disposición de cualquier canal de distribución.

Ésta es una de las nuevas estrategias que debe permitir a la marca de moda y complementos finalizar 2017 con unas ventas en niveles similares a los de 2013, es decir, en torno a los 830 millones de euros, para que en 2018 la compañía retome la expansión una vez "reconstruida".

El cerebro de la logística de Desigual es un centro muy alejado de la imagen colorista, optimista y llamativa de la casa barcelonesa cuyo eslogan es La vida es chula. Guían al periodista dos de sus responsables logísticos: el director de Supply Chain, Carlos Berni, y el responsable de operaciones, Jorge Soriano. "Es necesario conocer el peso y el volumen de todo artículo nuevo", refieren junto a una rampa que, tras cruzar el interior del edificio, llega al silo antes de volver a la zona de preparación.

Los datos servirán para saber cuándo estará llena cada caja. Poca ropa se distingue en la primera mitad del recorrido por la instalación; sin embargo, se ven cajas, maquinaria y trabajadores. En la zona de devoluciones se etiqueta en inglés y en lenguas asiáticas. En un sector como la moda, con miles de outlets, las devoluciones son importantísimas, subraya Berni.

El silo es una mole de 34 metros de altura con forma de gigantesca caja de zapatos que llama la atención de los conductores. Tiene 10 transelevadores que se mueven con rapidez y localizan las cajas con las prendas seleccionadas para colocarlas en las cintas transportadoras. El silo sólo permite una altura de caja, por lo que todas son iguales.

"Es un silo único en Europa y en el mundo", aseguran. De los 10.000 clientes potenciales a los que pueden abastecer, "se usan 1.500". Nada queda al azar, ni siquiera el lugar en el que cae una camiseta. 

27-07-2017 / GS1 Perú

Educación Estratégica